sábado, 8 de diciembre de 2012

El tiempo y Shakespeare



No es la primera vez que vemos ejemplos de cómo utilizar fragmentos de obras de la literatura universal, para publicitar moda. Los relojes que se nos presentan no son un elemento utilitario más, sino que pasan a ser un accesorio del mismo nivel que un bolso o unos zapatos. Para restarle frivolidad a la venta de relojes y que su excesivo precio no pareciese tanto, los publicistas han elegido fragmentos muy representativos de obras de Shakespeare o Julio Verne, para aportarles a los relojes el prestigio y la sofisticación que necesitaban.
Estos fragmentos están muy bien elegidos, ya que en todos se trata el tema del tiempo de maneras distintas. En cada anuncio podemos ver que el reloj está elegido expresamente para ese fragmento de texto, y que las características del reloj siempre tienen algo que ver con las del personaje o con las de la obra.
El reloj de Jaeger LeCoultre va acompañado de un fragmento de Ricardo II de Shakespeare, y para crear un ambiente palaciego, los publicistas presentan el reloj "sentado" sobre una silla en miniatura, a la izquierda de este, apoyada sobre la silla, vemos una corona, que enlaza con el tema de la obra. En el suelo, a la izquierda, hay una calavera hecha, al igual que la corona, de un material parecido a la plastilina; en la parte derecha del suelo hay un gran libro, abierto por la mitad. Por último, la pared que vemos detrás del reloj está cubierta de un tapiz que parece representar una cacería.



Pese a todo, podemos ver varios errores en la edición del anuncio. En primer lugar, el fragmento elegido pertenece a la obra teatral histórica, Ricardo II, mientras que los publicistas encabezan el anuncio con el título de Ricardo III, otra obra de teatro de Shakespeare, pero bien distinta. En segundo lugar, la estructuración del poema está mal hecha: el inicio de los versos es siempre en mayúsculas, aunque no inicien ninguna oración y en muchos casos, separa una oración en dos partes, para que estilísticamente quede mejor, aunque provoque una gran dificultad para el entendimiento del poema, y sobre todo para su lectura. Y por último, la traducción no es del todo correcta, y se aleja un poco del original inglés:

"I wasted time, and now doth time waste me;
For now hath time made me his numbering clock:
My toughts are minutes; and with sighs they jar
Their watches on unto mine eyes, the outward watch,
Whereto my finger, like a dial's point,
Is pointing still, in cleansing them from tears." 

Mi propuesta de traducción es:

"He malgastado mi tiempo y ahora el tiempo me malgasta a mí,
y me convierte en su reloj de campanario.
Mis pensamientos son minutos, y los suspiros marcan 
el tic-tac de mis ojos, reloj donde mi dedo es aguja puntual
dispuesta siempre a limpiar mis lágrimas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario