domingo, 16 de diciembre de 2012

Un libro, un mundo


"A lo largo de ese día, el viajero recorre a pie las desoladas llanuras de la tundra, navega en una goleta sorteando gigantescos témpanos de hielo. Bucea a pulmón entre silentes bosques de coral y de madrébroa. Se enfrenta a una horda de caníbales. Asciende a la cumbre donde un ídolo de oro le dirá su porvenir. Enamora a la hija de un rey, mata a un oso con el mero auxilio de una daga. 
Es tan sólo al término de esa larga jornada, mientras cae la noche, cuando el viajero escucha como alguien le indica en tono apremiante que ya es hora de cerrar y que debe abandonar inmediatamente la biblioteca."


Con este relato de Manuel Moyano podemos crear un spot publicitario que sirva para promover el uso de las bibliotecas. El anuncio sería el siguiente:
En primer lugar, escucharíamos una voz en off que iría recitando el relato, y veríamos una animación de un hombre que pasaría por todas las situaciones que fuese narrándonos la voz en off, es decir, por las llanuras de la tundra, navegando en una goleta, buceando entre bosques de coral... 
Cuando la voz en off llegase a la última parte del relato, al momento en el que dice "Es tan sólo al término..." veríamos a nuestro protagonista sentado en una silla, la imagen al principio estaría bastante difuminada (para que el espectador no pudiese ver que se encontraba en una biblioteca) y le veríamos de espaldas; pero a medida que fuese terminado el relato la cámara enfocaría mejor la escena. En cuanto el narrado dijese las palabras "alguien le indica en tono apremiante que ya es hora de cerrar y que debe abandonar inmediatamente la biblioteca" veríamos como una mano toca el hombro de nuestro protagonista que está sentado y con un libro en las manos, en este momento la cámara ya captaría todos los detalles, y el espectador vería que en realidad se encontraba en una biblioteca leyendo y todas las aventuras que había vivido, únicamente, existían en el libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario